Una y otra Odisea

 

ciclope

 

El recuerdo de Ulises me quema la piel por las noches

Su ausencia acaricia un punto ciego en mi cuerpo desnudo

___________________________________

 

yo soy el Cíclope que acaricia las pieles de oveja buscando pieles de hombre y por las noches observa recogido las huellas encarnadas en el cuerpo de Ulises, palpando suavemente su pelo mientras duerme

yo soy la oveja a la que el cíclope desgarra en su mandíbula rota

yo soy la cueva en la que todos se encierran tras una losa gigante

yo soy la luz que entra por las grietas que no puede cegar la losa

yo soy la losa que mira al mar y que mira a la cueva

yo soy Ulises, que empala y anula el único ojo y navegando por un mar en calma recuerda con nostalgia las pieles de oveja, al que mira y la losa que ciega

y piensa… yo soy el Cíclope

Anuncios
Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

¿Qué es poesía?

Leo poemas llenos de enumeraciones

vacíos de ser y pienso

-voy a enumerar no caótica sino ordenadamente lo que siento que decir-

¿la poesía es orden? -pienso también

¿Acaso trato de enumerar mi ser a través de las palabras?

 

y… ¿Realmente escribo poesía?

¿Qué es poesía? Me preguntas mientras clavas tu sexo encendido en mi pupila miel

si me río, esto ya no será poesía, eso seguro

pues vuelvo a ponerme seria

y a ordenarme en 3, 2, 1…

 

ya estoy aquí de nuevo, dispuesta a enumerar en un redoble de tambor hasta

las baldosas que abrazan la puerta de mi casa

-la empujan y la sostienen-

son muchas, más de 3

y me miran riéndose, como agua brillando perpetuamente

saben que hablo de ellas y se ríen

porque ellas no necesitan escribir poesía

lo que no saben

y ahora se callarán

es que la poesía sí las necesita a ellas

 

depositphotos_2364765-stock-photo-shiny-seamless-white-tiles-texture

Publicado en Narrativa e identidad, Poesías, Sin categoría | Deja un comentario

Metamorfosis

 

metamorphosis

                                                                                                                http://www.andrewdavidsonillustration.com/engravings/02.html

 

Abrazar la vida y estar en continuo movimiento, a merced de los sucesos y del cuerpo al que, en cierta medida, impulsamos. La vida es la música que suena distinta a cada momento y nuestro cuerpo se mece o agita envuelto en sus estímulos.

En ocasiones esa danza se produce compartiendo, creando en complicidad un espacio que nos mueve a cambios profundos. Simbólicamente, ese cambio se asocia a aquellos con los que hemos compartido, al profundo vínculo que se genera en la crisálida del tiempo.

Al contrario que las orugas, que alzan el vuelo a los pocos minutos de haberse reorganizado en mariposas, nosotros normalmente necesitamos un proceso adicional para empoderarnos de nuestro nuevo estado y desprendernos, poco a poco, de los símbolos, imágenes y emociones que nos devuelven al momento de nuestra metamorfosis.

Para que esos movimientos funcionen a nuestro favor es necesario despedirse, con profundo amor, de los símbolos, y tomar con confianza como propio aquello que se generó en su compañía.

Publicado en Narrativa e identidad, Poesías | Deja un comentario

Ein Lagerhaus von Wörten

lagerhous

   En: https://www.opensocietyfoundations.org/moving-walls/21/ruins-fall-greek-industry

 

Du bist ein Lagerhaus von Wörten

die Bewachung der Worte

die beschuldigen die Sünder des Wortes

mit Worten

die verursacht Schweigen

und das nicht ohne Grund custodies, Tag für Tag, die Worte des Wind, weich oder heftig über Ihren Körper sauber

Publicado en Poesías | Deja un comentario

Matilde, mi madre y Don Ramón María del Valle Inclán…

 

valleinclan

Imagen: http://luisantoniodevillena.es/

Ayer disfruté mucho en el teatro Tribueñe, con la obra “El Embrujado”, de Valle Inclán. Mi madre me preguntó si me apetecía ir a ver la obra de teatro de una amiga del parque donde pasea a su perro, esto de los perros se ve que une mucho…

En los últimos años he renunciado a las narrativas en distintos medios: la TV, el cine, las series, el teatro… La verdad no siento que nada me interese para dedicarle tiempo, prefiero hacer yo a consumir, estoy más por los procesos que por el consumo, que es lo que siento que me ofrecen los medios en los últimos años…

No es el caso de la experiencia que viví ayer en el teatro. “El embrujado” es una obra que según compartió la directora del teatro Tribueñe, Irina Kouberskaya, tan solo se ha representado dos veces en España, a pesar de que su autor señaló su interés en que se pusiera en escena… pero no me extraña que no se hayan atrevido muchos. Es un texto muy complejo, con muchos personajes hilando la trama y que requiere mucha sensibilidad para combinar las palabras y los silencios, las transiciones… que al igual que el texto son imprescindibles para guiar a los espectadores. La puesta en escena demuestra un trabajo riguroso y al mismo tiempo lleno de amor. Sin ser ni mucho menos experta en teatro, hablando como una espectadora más, sentí que el montaje combinaba un respeto profundo por el autor, por el texto, desafiando su complejidad y acogiendo la universalidad de su esencia y un proceso creativo emanado del propio texto, evocando y revisando toda la simbología que contiene y representándola a través de todos los sentidos, desde el cuerpo y el movimiento, la estética, el sonido, desde lo individual y lo colectivo… Me gustó mucho, me ha hecho reflexionar sobre el proceso de creación y entender formas de trabajar combinando el rigor, el respeto por los autores y la aportación a la obra que se recrea.

Esta representación supuso la inauguración del Festival Internacional de Teatro y Danza en Tribueñe. Con ese motivo al finalizar la obra nos invitaron a un vino y estuvimos conversando un rato que fue muy agradable. Matilde Juárez, actriz de la obra y amiga “de perro” de mi madre, estaba muy contenta de vernos en el teatro, me contó una anécdota sobre mi madre que repetía una y otra vez a sus compañeros de reparto; “Cuando le dije a tu madre que trabajaba en el teatro me contestó: Mira yo la verdad es que ir al teatro a echarme unas risas tontas no me va… Y yo pensé ¡esta es de las mías!”. Se sentía feliz por encontrar a alguien así en este contexto social de inmediatez, impaciencia, de carencia de reflexión… que tanto afecta al ámbito cultural y en concreto al teatro. Matilde defendía con pasión nuestra historia, nuestras narrativas y a Valle Inclán como uno de los referentes.

Me identifiqué mucho con ese discurso. En este momento soy coordinadora de un grado en Diseño de proyectos transmedia con una filosofía humanista, frente a otros enfoques más tecnológicos y uno de nuestros caballos de batalla es conseguir que nuestros estudiantes desarrollen la autenticidad en las narrativas. Ese trabajo conlleva trabajar desde el corazón y la integración de biología y cultura. Si revisamos los referentes de los jóvenes, y probablemente de muchas personas adultas, son anclajes culturales muy alejados de su realidad. La cultura anglosajona nos ha ganado la mano, con una fuerte filosofía basada en la creación dirigida al consumo. Así vemos historias que se repiten, sin ninguna revisión ni aportación… Que se consumen y se olvidan. Es algo similar a lo que sucede en el uso extendido de las redes sociales que a menudo nos alejan de nuestra cara más auténtica, alimentando nuestro ego con el número de seguidores, de comentarios y de likes que genera lo que compartimos. La labor de los padres, de las escuelas y del ámbito culturar es generar entornos de reflexión, enseñar a dedicar tiempo a las cosas y ayudar a los niños a comunicarse, a narrarse a sí mismos desde la autenticidad… para ello es necesario vincularles a su historia familiar y a su cultura, que narra los hechos universales que transforman nuestra conciencia colectiva. Una de las primeras obras de teatro de adultos que vi, creo a los 10 años, fue “La rosa de papel”, del Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte de Valle Inclán y nunca olvidaré cómo me conmovió Simeón Julepe… Tengo muy mala memoria visual, pero aun así le recuerdo retorciéndose en el suelo de angustia y dolor, impotente y rabioso. Yo lo sentía entonces malo y bueno, me compadecía de él y al mismo tiempo le odiaba. Yo no olvidaré a Simeón Julepe; le busco a menudo entre la gente y se que yo misma soy Simeón Julepe.

Las narrativas constituyen el hilo que teje nuestra envoltura, nuestra identidad. Y nuestra identidad está vinculada a nuestra historia en el lado más auténtico y natural. Gracias por abrir ventanas a NUESTRAS narrativas, por respetarlas y por demostrar que, además, es posible crear desde ellas.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Palabras. Micro relato

periodicos

Fuente: http://www.lahojadearena.com/que-le-temen-los-periodicos/

A Magda todas las mañanas le gusta levantarse temprano y recoger el periódico que su vecino Tomás le ha dejado en la puerta. Sus pasos son lentos y sus manos torpes susurran al abrir la vieja puerta. Parece una autómata que, programada para recorrer con las manos la madera y asir el pomo de cobre raído, cumpla su función con exactitud y pasividad, como si algo ajeno a ella hubiera programado la cabeza gris.

Magda extiende el periódico en la mesa camilla de la salita, se sienta a trompicones, vigilando las páginas y emitiendo breves gemidos, y comienza su ritual. Observa con atención el periódico, se toma su tiempo antes de decidirse, respira profundamente, se remueve en la silla, caminando con sus dedos por las páginas grises y finalmente, sin inmutarse, la encuentra.

Magda recorta la palabra del periódico, la encierra en una cajita de plata, la sumerge en su bolso, se pinta los labios, y, como cada día, se tumba en su cama, con el bolso entre las manos y sueña con ella.

 

Este micro-relato lo escribí inspirada por la canción Palabras Mágicas de Sergio Sleiman, cuya letra está basada en un texto de “El libro de los abrazos” de Eduardo Galeano. Os dejo enlace a esta preciosa canción: http://www.musicme.com/#/Sergio-Sleiman/videos/Palabras-Magicas.-Sergio-Sleiman-546A784564536674505141.html

 

Publicado en Cuentos y poesía | Deja un comentario

Que la inspiración te pille trabajando

la foto.JPG

 

En el campus de La Salle en Madrid estamos planteando un cambio radical en la formación Semipresencial de Grado en Magisterio. Ya hace tiempo que deseaba “meterle mano” desde la responsabilidad de mi departamento, pero hasta ahora no había sido posible. En este momento existe esa necesidad y en ello estamos…

El germen del cambio surgió una mañana al despertarme. Seguro que os ha pasado a muchos de vosotros: en la cama se os ocurren unas ideas y a veces esas ideas siguen siendo interesantes tras el café y otras veces es mejor olvidarse de ellas… En este caso se materializaron en una propuesta y la trabajamos conjuntamente Irune Labajo, coordinadora de Semipresencial en el Campus La Salle Madrid y yo, como directora de e-learning (dando servicio a las unidades del campus y a nivel micro al profesorado y los alumnos). En la imagen, las hojas originales que recogieron la propuesta mientras desayunaba…

Estos son, grosso modo, los pilares, en concreto para la formación del Grado en Magisterio:

 

¿Cómo aprenderás a ser un buen profesor en La Salle?

 

1 En base a experiencias: casos, problemas, historias reales en base a los cuales vas a necesitar reaccionar; aprender para darles respuesta y resolverlos en colaboración con otros.

Creemos en el trabajo en equipo como medio de desarrollar competencias necesarias para el desempeño como maestros y como vehículo de aprendizaje y de vinculación a los estudios.

Aprenderás haciendo y cooperando.

Con la ayuda de profesores que te acompañarán y guiarán en el proceso (como expertos los profesores han diseñado una propuesta de aprendizaje activo y te acompañarán para darle respuesta en la impartición).

La evaluación será formativa además de sumativa, durante todo el proceso y en base al análisis de las competencias que vayas desarrollando para ser maestro.

2 Con el acompañamiento de la red de centros La Salle. La Salle dispone en España de una red de centros de educación infantil y primaria que nos acompañará para facilitarnos su experiencia en forma de seminarios transversales, introducción de los estudios cada semestre y charlas con expertos.

3 En proyectos internacionales. En tu experiencia en el campus, a pesar de cursar estudios online, hemos querido proporcionarte una experiencia internacional. Al menos en un semestre trabajarás con alumnos de un campus internacional en el desarrollo de un proyecto conjunto, de la mano de un profesor de La Salle en el acompañamiento de la red de centros La Salle.

4 Desarrollando un aprendizaje transversal en tecnologías de la educación: trabajando en nuestro campus, utilizando una variedad de herramientas externas en abierto, desarrollando proyectos de Realidad Aumentada y Gamificación, entre otros.

Publicado en #highered #CollabEd | Deja un comentario