Taller con Juanjo Millás

 

juanjo-millc3a1s-para-jot-down-4

Juanjo Millás (www.Jotdown.es)

En el año 2004 tuve la suerte de formar parte de un taller de cuentos impartido por Juanjo Millás. Nos explicó que el criterio de elección de los participantes en el taller fue el riguroso orden de inscripción, porque él nunca impondría un conjunto de criterios por los que él mismo podría ser excluido en un proceso de selección. Me pareció un acierto y una ironía para algunos de los asistentes… Os comparto uno de los cuentos que escribí en el taller y que he rescatado del baúl de los recuerdos…

No fue hasta varios años después de su desaparición cuando el aula Heberto Gutt decidió escupir el cuerpo del profesor.

Hacía tiempo que se venía observando, con total indiferencia, el hecho de que el aula había ido sufriendo sutiles transformaciones. Las puertas gemelas, dispuestas a ambos extremos de la bóveda de cañón, ya no mantenían una simetría perfecta y el color de las paredes había adquirido un tono rosa rancio y una textura rugosa, impregnada de un hedor punzante.

El verdadero descubridor de la causa de este fenómeno físico fue un alumno desidioso que entre murmullos fue señalando al resto de la clase cómo un elemento extraño surgía de la pared del fondo, junto a la puerta trasera del aula, apuntando hacia ellos con decisión.

Tras numerosas comprobaciones científicas se llegó a la conclusión de que aquel intruso era un dedo humano, con riego sanguíneo y respuesta nerviosa a estímulos externos. Como consecuencia del fabuloso hallazgo se instaló un aséptico hospital de campaña en el aula y varios observadores fueron testigo de cómo a lo largo del día primero una mano, luego un brazo, luego una pierna, y así sucesivamente, el resto de las partes del cuerpo del profesor fueron abriéndose camino a través de la pared.

Mientras médicos, arquitectos y parapsicólogos investigaban el fenómeno, Johanna Gutt, al tiempo que regaba sus agradecidas petunias, se planteaba si Heberto tendría todavía la capacidad de percibir las últimas reformas de la casa, que habían transformado la sala de billar en un invernadero, si se fijaría en su nueva permanente a la moda y en el tono bronceado de su piel. Pero, sobre todo, se preguntaba si su brillante mente lapidada sería capaz de descubrir y practicar las atrocidades que ella y Horacio llevaban meses ensayando en lo que Heberto siempre había llamado “el sagrado lecho conyugal”.

Anuncios

Acerca de nuriahs71

Directora del departamento de e-learning en La Salle Campus Madrid desde 2006. Es Doctora en Ciencias de la Educación por la Universidad de La Coruña, su investigación se centra en el Área de Tecnología Educativa, e-learning y más concretamente en el trabajo colaborativo en entornos virtuales. Participa regularmente en congresos nacionales e internacionales y publica en revistas científicas en su área de conocimiento.
Esta entrada fue publicada en Cuentos y poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s